• img-book
    delamateriaenformadelsonido.cover.back

    Óscar de Pablo

ISBN: 978-987-46485-1-8

De la materia en forma de sonido

de: Óscar de Pablo

Alcanza un poema para que todo el materialismo de Óscar de Pablo increpe. Si quisiéramos encontrar la lectura materialista que revela la tragedia de aquellos que solo tienen su fuerza de trabajo para ofrecer al mercado, nada indica que el poema de de Pablo “Patroclo en Chinameca” no pueda ser leído bajo este lente. Las batallas heroicas que Homero narró, de Pablo las actualiza al verlas ―lejos del esplendor heroico― como el desastre que se repite en la historia:  “Han de llorar por ti, mi general. Han de llorar por ti, mierda de siglos. Por tu carne morena, por tu olor a montura”. Y ahí nomás, agrega: “Pero todos los reyes, aún los más pequeños, han nacido cobardes”. “Demasiado cobardes para el anonimato”.

Conoce al autor
avatar-author
    1979
    Óscar de Pablo Nació en Cuernavaca, México, en 1979. Es autor de varios libros de poesía, entre ellos Los endemoniados (2004), Debiste haber contado otras historias (2006) y Dioses del México antiguo: coreografía cívica (2012). También es autor de la novela El hábito de la noche (2011) y de varios artículos y ensayos de crítica literaria y política. A lo largo de 2010 su trabajo historiográfico La rojería–Diccionario biográfico de la izquierda socialista del siglo XX apareció por entregas en la revista Memoria. El baile de las condiciones fue publicado por primera vez en 2011 por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes en México.
    Libros de Óscar de Pablo
    Acerca de este libro
    Resumen

    Alcanza un poema para que todo el materialismo de Óscar de Pablo increpe: “Patroclo en Chinameca”. De Pablo reescribe la tragedia al retomar el emblema de la guerra trágica: Troya. ¿Pero cuál es la verdadera tragedia?

    Para el poeta está claro: fue Patroclo, amante de Aquiles ―breve y espléndido como los héroes y los amantes―, la tragedia fue él. “Pero ocurrió tu ego al poco tiempo, como ocurren las grandes / derrotas de la historia”. Unos versos antes, el poeta ya anunciaba: “¿Quién te iba a dar permiso ―a ti― de ir a la guerra? Y desde luego que me fui contigo…”. Ese muchachito precoz que Aquiles llevó consigo para el amor más que para la guerra, para el esplendor más que para la historia, para él más que para los aqueos, fue Patroclo, que en la versión de de Pablo, dice:

    “Y me vestí la plata de tu traje de charro”… “La vestí enamorado, toda esa plata tuya”… “Porque a mí me mataron para que tú lloraras. No para que llorara mi madre ni mi pueblo. Pues nadie sabe el nombre de mi madre. Pues nadie sabe el nombre de mi pueblo”.

    Acá está el hilo que desenvuelve la tragedia que saca a la luz de Pablo: ni la muerte de Aquiles, ni la de Héctor, ni la Helena robada, ni su sombra: la tragedia son las tantas carnes que se fueron con el ego de uno. El individuo ―que bajo el manto del héroe― arrasa las historias y oculta con su lumbre los desahucios de los pueblos.

    “Saben el nombre de tu carne morena, saben el nombre de tu olor a montura (…) Aunque fuera mi cuerpo el que caía en el polvo, cuando el tuyo caía, digamos, en Criseida”.

    Como las crisis actuales del capitalismo ―que según dicen― nunca las sufre el capital, sino los pueblos, así las guerras de antaño en manos de un héroe, Aquiles, la bella Helena o quien fuere que en su nombre se monte el destino del pueblo, las sufren los que para esa guerra no tienen más que su propio esqueleto:

    “Porque el guapo eras tú, y el de la noble rabia, mientras yo no tenía más que el pellejo y eso fue lo que di”.

    Si quisiéramos encontrar la lectura materialista que revela la tragedia de aquellos que solo tienen su fuerza de trabajo para ofrecer al mercado, nada indica que el poema de de Pablo no pueda ser leído bajo este lente. Las batallas heroicas que Homero narró, de Pablo las actualiza al verlas ―lejos del esplendor heroico― como el desastre que se repite en la historia:

    “Han de llorar por ti, mi general. Han de llorar por ti, mierda de siglos. Por tu carne morena, por tu olor a montura”. Y ahí nomás, agrega:

    “Pero todos los reyes, aún los más pequeños, han nacido cobardes (…) demasiado cobardes para el anonimato”.

    Detalles

    ISBN: 978-987-46485-1-8
    Editor: audisea
    Fecha de publicación: 2017
    Cantidad de páginas: 100