¿Por qué no hacer una editorial?

Audisea, de audire (oír, única manera de dar respuesta) y odisea (periplo, viaje complejo, o al menos, largo trayecto no carente obstáculos). Del oído y de la idea de viaje (movimiento, desplazamiento, errancia) surge entonces el nombre compuesto que hoy nos representa.

 

Si el arte es trabajo borrado con trabajo, Audisea se presenta como vehículo para que el trabajo de algunos escritores se realice como obra. Puente o lugar de pasaje, la editorial quiere poner en viaje lo que había comenzado en el escritor, para que finalmente el lector –con el libro en sus manos- termine por realizar la obra gracias a su lectura.